28 junio 2007

Argumentación cero / Repetición múltiple

Ayer estuve viendo la televisión (sí, hace unas semanas que tengo antena) por la noche, el programa 60segundos. Salía un tipo al que hacía muchos años que no veía, que fue incluso portavoz de un gobierno, y, sinceramente, me pareció un payaso, literalmente: un payaso, porque me hizo reír mucho con las tonterías que decía. Había algunos contertulios que argumentaban lo que decían, pero este tipo disponía de una argumentación cero y de una repetición múltiple, elemento -como sabemos- empleado para producir la risa, de modo que me acabé preguntando por qué este tipo estaba en un programa de debate en vez de en un circo o en un monólogo del Club de la Comedia de Tercera División, aunque me consolé pensando que de todo hay en esta Viña del Señor.

Se abordó el tema de la “Educación para la ciudadanía y los derechos humos”, digo..., humanos, y fue patético. Salvo una señora, teóloga y maestra, nadie se había leído un libro de la materia. Todos reconocieron -algo es algo- hablar desde la inopia, aunque hubo quien esgrimió la típica excusa de alumno de segundo de la ESO, ésa de “maestro..., yo es que... fui a comprar el libro... pero no lo encontré en ningún sitio... y no me lo he podido leer...”. Había uno que decía que sí había leído, pero le pasaba lo mismo que al otro, argumentación cero más repetición múltiple, de modo que terminaba resultando igualmente hilarante, porque lo que decía que había en los libros resulta que, como consecuencia de la pregunta de la presentadora (“y eso que dice, ¿dónde está en el libro?”), tuvo que recurrir a los desarrollos curriculares de las Comunidades Autónomas y a San Pelayo, el niño mártir. Luego estaba el tipo ese que digo que me pareció un payaso, que decía que la asignatura es obligatoria, pero que su hijo no tuvo obligación de estudiar la asignatura de “Ética”, olvidándose de decir que su hijo, al no estudiar “Ética”, tuvo que estudiar “Religión”, aunque lo omitiría porque eso es algo baladí: y lo repitió unas cuantas veces, de carrerilla, insistiendo en su táctica de argumentación cero y repetición múltiple, una táctica que en los últimos años está muy en boga:

¿Para qué vamos a argumentar nuestras posturas si el tiempo que gastamos en la argumentación lo podemos dedicar a la repetición de la conclusión a la que no hemos llegado mediante ningún razonamiento? Argumentar es arriesgado. Repetir es seguro. Si argumento puedo evidenciar o, al menos, dejar entrever la debilidad, la falacia, la sofística de mis razones. Si repito no me pongo en riesgo de ser descubierto en mis subterfugios lingüísticos, y si a las críticas que me hagan sólo respondo repitiendo lo que ya he repetido, no me comprometo y no se me podrá acusar de falsificador o embaucador: como mucho, de loro.

24 junio 2007

23 junio 2007

Tópicos

En las películas americanas, la mayoría de consumidores de hachís y marihuana llevan los porros ya liados y metidos dentro de una bolsa de plástico transparente. No la droga en una bolsita: cigarrillos de cannabis en una bolsa de plástico transparente.

20 junio 2007

Matrimonios temporalmente descompensados

Yo estaba en la sala de espera del ambulatorio. Había mucha gente haciendo lo mismo que yo: esperando, con la diferencia de que ellos esperaban a que los recibiera el médico y yo, a que saliera un paciente que ya había sido recibido. Cloc (cloc), cloc (cloc), cloc (cloc), cloc (cloc) (entre paréntesis, el eco). Ruido de tacones. A las nueve de la mañana, una chica de unos treinta y pico vestida para una boda veraniega, con el agravante de que no iba a ninguna boda, sino a alguna consulta. No soy yo de fijarme mucho en la ropa que lleva la gente, pero como ya había oído el ruido, miré al suelo: tacones de unos veinte centímetros.

-¡Uy, cuánto tiempo! -le dice, con un tono de ossea, ssabess..., a otra chica que estaba esperando sentada-. Blablablá -esto no lo he oído-, y que te vaya muy bien si no nos vemos antes -antes de que pariera, he supuesto, puesto que estaba esperando en la puerta de ginecología-.

Inmediatamente después se ha dado la vuelta y ha saludado a otra chica, pero ya no estaba yo pendiente de ellas, sino de él. Él permanecía a unos cinco metros de distancia, con su barba blanca y su blanca calva, tanto o más alimentado que el clero y la nobleza en la época medieval, bien adornado con anillos de oro y grueso reloj áureo; todo él era el reflejo de la luz en sus joyas y un bronceado apócrifo: no de baño de sol, sino de soledad de máquina.

Me ha dado por reírme. La señora mayor que estaba sentada frente a mí me ha mirado como diciendo: ¿qué se habrá fumado éste a estas horas de la mañana? No es que me hiciese gracia: es que me daba pena. El tipo, cuya edad aún no he revelado, aguardaba a unos cinco metros (ya me estoy repitiendo) como quien espera a que su perro vuelva de mear del árbol. La tipa, unos treinta años más joven que el tipo (aquí me he acordado de lo que escribió recientemente Lola Gracia y de estas casualidades típicas que, no se sabe por qué razón, ocurren: oyes hablar de un libro del que jamás habías tenido noticia y al día siguiente te lo encuentras tirado en un banco del parque; lees sobre esos matrimonios temporalmente descompensados y al cabo de dos días te tropiezas con uno en la sala de espera del ambulatorio); decía que la tipa, unos treinta años más joven que el tipo, sonreía con una sonrisa de falsa felicidad, como diciendo: Él tiene tanto dinero, chica..., y nada más.

19 junio 2007

El Señor de las Moscas

Hoy es el aniversario de la muerte de William Golding, conocido sobre todo por su libro El señor de las moscas, al que hicieron un homenaje los Maiden con su tema Lord of the flies.

La cuestión, más o menos, es la siguiente: el ser humano, como ya advirtiera Hobbes, es un lobo para el hombre, un depredador innato. Si en situaciones cotidianas, normales, el hombre puede llegar a ser un auténtico devorador de hombres, un ser rastrero y abyecto, qué no podría llegar a hacer en una situación inédita, excepcional.

Golding lo plantea situando al símbolo de la inocencia como eje del desarrollo narrativo: conforme va girando el eje, el símbolo se corrompe. Los niños, que antes de llegar a la isla eran civilizados, se convierten en monstruos, símbolo de la barbarie, y la cabeza de jabalí se erige en su ídolo. Manadas de niños luchan con piedras y palos contra manadas de niños: se persiguen, se asedian, se cazan, se hieren, se matan. Se degradan. ¿Se degradan? Sacan a flote su esencia y sus instintos innatos, al Diablo que llevan dentro.

La realidad, en cambio, nos demuestra que no hace falta llegar a situaciones extremas para que el hombre se conviertan en un monstruo que persigue, asedia, caza, hiere y mata a otros hombres.

De cómo llegó uno aquí

Pues esto es uno que, por lo que se ve, no es de este mundo, sino de algún planeta de otro sistema solar, un alienígena recién llegado a nuestro planeta que trata de documentarse a través de internet sobre las prácticas e historia de los terrícolas. Una de las preguntas que le hizo al Oráculo de Google fue ésta:

Y en su búsqueda de respuestas llegó aquí.

18 junio 2007

No me gustan los blogs de...

Tengo la costumbre de echar un vistazo al Planet Murcia y al resto de enlaces que tengo en mi blog. Sin embargo, el Planet Murcia ya no es lo que era cuando yo lo conocí hace poco más de un año.

En aquellos momentos, apenas había dos, tres o cuatro blogs que se dedicaban -y se siguen dedicando- en exclusiva a repetir los consabidos discursos políticos de la derecha y de la izquierda, y según el día leía algo o pasaba de ellos, muy loros todos.

Ahora, en cambio, he observado que cada vez que entro al Planet Murcia le doy más rápido a la ruleta del ratón; es más, aprieto la ruleta hacia abajo y tiro del ratón hacia mí, con lo que la página pasa a una velocidad mayor: no son sólo los blogs de exclusiva política los que salto, sino también los blogs de noticias de moda, de noticias de cine, de noticias de telebasura, de noticias de música, de noticias de deporte fútbol, de noticias de informática, de oseaponteguapetona, de marujeo nacional e internacional o prensa marrón, de... En fin, que más que blogs parecen webs especializadas en un tema, páginas monotemáticas cuyo contenido vete tú a saber de dónde controlcopian y controlpegan.

*Nota: Obsérvese que el mecanismo del ctrl+c y ctrl+v permite que en un mismo día se publiquen dos, tres... qué digo: diez, veinte entradas, lo que me aboca, fatídicamente, a apretar más fuerte la ruletita del ratón.

17 junio 2007

Réquiem por una Mina difunta

Las cuchillas de tus dientes.
Los reflejos de mi mano.

¡Ay, tus ojos sin camino!
¡Ay, tus ojos sin descanso!
Tus ojos donde latían
misterios inexplorados
han perdido el color rojo
y les brilla un negro infausto.
Ya no pueden escalar
por los rumbos de mis brazos,
ni mirar hacia las losas
ni arriesgarse en otros saltos
que los lleven en volandas
a otra cuenta del rosario.

¡Ay, tus ojos sin camino!
¡Ay, tus ojos sin descanso!
A dos palmos bajo tierra
reposa tu cuerpo exhausto,
soñando un sueño de limbos
y de trapecios sin clavos
donde a los saltos sin freno
no los frene el muro cano.
Piedra y polvo, polvo y piedra,
ya tu cuerpo sepultado.

Las cuchillas de tus dientes.
Los reflejos de mi mano.


11 junio 2007

Quijote, Sancho... Sancho, Quijote


Quiero volver a la infancia.
Realmente.
Sin tópicos.
La única inquietud,
los dibujos de la tarde.
Ahora, el sentimiento me atenaza más allá,
imposible recrearlo, indescifrable.
Y todo tras una bella, infantil canción,
ahora.
Don Quijote y Sancho.
Emoción diluida, escapada,
surgida de allí,
de lo ya vedado.
¡Es nostalgia infinita!
Volver a sentir.
Sólo sentir.

-----Extraído del olvidado blog de la fabulosa Poison Irvy-----

10 junio 2007

Último / Próximo

Leyendo un folleto publicitario de Movistar me he encontrado con la frase “Te recordamos los últimos acontecimientos”:

He pensado que, en vez recordarme los últimos acontecimientos, podrían recordarme los próximos.


09 junio 2007

Rename

Mar Menor > Mar Delgolf

La Manga > El Mangolf


Un, dos, tres,
renombre otra vez _


Murcia, ¡qué hermosa eres!

Así, violada, con tus huertas abiertas hasta la entraña, la arena de tus playas invadidas por las máquinas, tu naturaleza virgen ya desvirgada y vendida a los mercaderes del templo, como aquel caballo al que nadie mira el diente y que ahora nos revenden, maltratado, con azogue en los tímpanos para timarnos.

Así, vulnerada, con tu voz oprimida y silenciada, con tus cauces llenos de un agua putrefacta: ¡tus seguras aguas emponzoñadas, tantas décadas olvidadas!

Así, descuartizada, sometida al ataque de las grualmeras malayas, acoso y derribo de tus parajes antes naturales, ahora artificiales, infectados sólo por hoyos golfos.

Así, codiciada: jamás el reparto de tu cuerpo fue tan disputado.

¡Mírate! ¡Qué hermosa eras!

¡Y qué puta, ahora! Que te venden tus chulos a trozos para preñar tu vientre con una avalancha de ladrillos descontrolada. Te extirpan los órganos, te vacían los orgasmos, pequeña frígida. ¿Qué placeres esperas ahora, con tu sexo seco? Cadavérico se ve tu rostro, flácidos tus miembros, cavernosos tus ojos. ¿También eres yonqui? Haz caso a un amigo y deja ya de inyectarte cemento, de esnifar hormigón, que el paraíso que esperas es pura quimera. ¿No te ves? ¡Contémplate! Tú ya no eres tú, ni tu casa es ya tu casa.

P.D. Si te sirve de consuelo, todas tus hermanas siguen tu camino. Mira este trocito:

07 junio 2007

Comportamiento canino

El jerbo es la síntesis del reino animal: vive en una pecera, tiene instintos de serpiente, un aire felino le atraviesa algunos gestos, su velocidad supera la del guepardo y la memoria de lo humano le frecuenta el movimiento. Además de todo eso, su comportamiento canino es evidente:

Instinto lúdico

También tienen los jerbos instintos de serpiente. Además de reptar sigilosos, sus colas actúan como anacondas: constriñen, lúdicos, al compañero de pecera con un movimiento sinuoso y curvilíneo que recuerda una espiral de fuerzas descontroladas que se retuercen en un juego prolongado de unos mil cien días de duración.

Atraco gerbil



¡Las manos arriba!

¡El rabo abajo!

¡Quietos los bigotes!

¡Esto es un atraco!

¡Toda la madera

déjenla en el saco!

¡Mi gerbo se ocupa

de hacerla viruta!

05 junio 2007

Ser barro

Hay días ventosos en los que desearíamos ser de barro, tener un cuerpo maleable, dúctil, gelatinoso, para arrojarnos, como una exhalación, contra las paredes de nuestro cuarto con la fluidez de un orgasmo, deslizarnos hasta el suelo y quedarnos tendidos hechos charco, lodazal, pantano.

Nos encantaría que, a continuación, una aspiradora succionase nuestra masa viscosa, elástica, espesa, para hacernos compactos en el interior de su estómago, y que nos arrojasen desde un décimo piso para sentir cómo el viento nos despedaza y arrastra los fragmentos de nuestro barro, los esparce, los disemina, los disgrega.

¡Qué sensación la de caer a lomos de un pájaro, en el costado de un gato, sobre el filo de una antena! Nuestros cientos de pedazos nos permitirían recibir cientos de impresiones que se fundirían en una única percepción: cómo nos aplastan las ruedas de una apisonadora, cómo nos arroja la mano de un niño contra la cara de otro niño, cómo salpicamos los cristales de un balcón, dejando un rastro como de sangre, de pintura, de barro.

Bostezo

Un jerbo bostezando, bostezando
con su boca de dientes leonados
abierta hasta el extremo, y una pata
delantera alargada como un arco.

Un jerbo bostezando, bostezando
con una exquisitez de faraones
y un misterio-pirámide insondable.

Un jerbo bostezando, bostezando
con su alma entre las fauces y un recuerdo
de Dios creando abanicos de bigotes.

04 junio 2007

Pintadas en Cieza

Hace un par de meses escribí un post sobre unas pintadas que encontré en un pueblo de Murcia cuyo nombre no revelé. Hoy, en cambio, no queda más remedio que dar a conocer el pueblo de que se trata: me obligan las nuevas pintadas que he descubierto y que, sin embargo, no habrían sido motivo de otro post en caso de no darse una agravante que ha llamado poderosamente mi atención. Para refrescar la memoria de los lectores, he aquí un par de fotos de las pintadas antiguas:


Estas pintadas llevan ya varios meses sobre las paredes de las casas de los vecinos. El Ayuntamiento, hasta hoy, nada había hecho al respecto: se entiende, de modo tácito, que no le importaba el buen aspecto de las calles del casco viejo y de otras calles, puesto que la pintada de “Urbanízame los webos!!” se multiplica por las paredes del pueblo en cuestión.

Hoy he visto las nuevas pintadas. El hecho agravante que ha determinado que aparezcan en este blog es el siguiente: había tres operarios del Ayuntamiento limpiando una de ellas, en concreto ésta:


Iba yo paseando y me he dicho:

- Lástima que no lleve la cámara de fotos, porque resulta en extremo significativo (en realidad he pensado: porque tiene cojones) que ahora que sale el nombre del alcalde en la pintada (“Tamayo al hoyo!!”) procedan de forma inmediata a la limpieza, más bien exterminio (como se aprecia en la imagen, parece que estén demoliendo la pared en vez de eliminar la pintura), de la pintada, mientras que el resto de pintadas no las limpian ni a la de tres... cientos.

Cuando he pasado ante la pintada anterior eran ya las tres menos algo de la tarde y, ya se sabe, el funcionario no curra un minuto más de la cuenta, así que se ve que se la han dejado a medias para terminar de limpiarla esta tarde.

-Aquí te pillo, aquí te mato -me he dicho cuando a las cuatro y cuarto he vuelto a pasar por el mismo sitio y la pintada estaba a medio desintegrar, así que he ido a por una cámara y click, click, foto al canto, de donde extraemos la siguiente máxima en la que conciliamos las posturas de Heráclito y Parménides:

Máxima 1: Lo que en el mundo real desaparece, en internet permanece.

Para mayor gloria de la ocasión, dos calles después me he encontrado otra pintada, esta vez en el muro de la Iglesia, en la que se lee: “Tamayo muérete”, un deseo de alguien que, como fácilmente se puede deducir, no está muy de acuerdo con la labor del alcalde de Cieza.

A modo de anécdota, diremos que este alcalde convocó, el día antes de la jornada de reflexión de las elecciones municipales, a las diez de la noche (es decir, con nocturnidad y no se sabe si alevosía y premeditación) un pleno extraordinario para proceder a la aprobación del P.G.O.U., es decir, el Plan General de Ordenación de las Urbanizaciones que van a hacer a las afueras de Cieza; según los rumores que circulan entre los vecinos del pueblo, este pleno extraordinario -en el que, aun cuando los plenos del Ayuntamiento son públicos, se prohibió la entrada del pueblo- se debió a las presiones de los empresarios-constructores, que querían dejar bien atado su Nuevo Imperio Ciezano ante una eventual pérdida de poder del PP en este pueblo, que se temía debido a que el alcalde está imputado en varias causas judiciales por no sé qué presuntos delitos que, indudablemente, no ha cometido.

He aquí la pintada de la Iglesia:


PD1. Yo no sé si la grúa que hay frente a la pintada tiene como objetivo demoler la Iglesia para eliminar la pintura de la pared.

PD2. Cualquier observador advertirá que las pintadas que hoy publicamos han sido escritas por una mano distinta a las anteriores, hecho también significativo en la medida en que supone que al menos dos vecinos no están conformes con la política que lleva a cabo el Ayuntamiento de Cieza que, ahora que recuerdo, también tiene colgado en su balcón el cartelito de “AGUA PARA TODOS”, un cartelito que no se quita ni para las bodas, para que quede consagrado en las fotos de los recién casados, pero que, sin embargo, desapareció durante la Semana Santa, para que no quedase consagrada una circunstancia temporal en las fotos de las circunstancias espirituales.

Actualización tres horas después. Según me informa una vecina del pueblo, los operarios que limpiaban la pintada de marras no son del Ayuntamiento: pertenecen a una empresa privada llamada 'Promociones Empresariales' creada por el Ayuntamiento con dinero público, y, en caso de ser cierto, ésta es una paradoja que no termino de comprender, como ésa del "turismo residencial", a la que algún día dedicaremos algún post: el turismo implica la no residencia en el lugar que se visita, aunque quizá hay gente que hace turismo por su ciudad. A mí, en este pueblo del que hablo me llaman forastero porque soy de Murcia, pero aun siendo forastero nadie me considera turista. En fin...

Actualización veinticuatro horas después. Yo pensaba que los operarios de marras iban a limpiar la pintada y tal. Al tirar casi un trozo de pared, pensé que iban a enlucir y demás cosas típicas que se hacen, pero hoy me he encontrado con esta obra de arte:

Velocidad gerbil

La velocidad de un jerbo
será igual al espacio
que recorra por el triple
del tiempo elevado a cuatro.
Resultado: un espíritu
que adelanta al diablo.


02 junio 2007

El Nuevo Imperio Español

Las Administraciones Públicas son muy bonitas tal como están configuradas en los Códigos legislativos: eso de servir al ciudadano y velar por sus intereses queda muy bien impreso sobre un papel con rango de ley.

Sin embargo, la realidad es bien distinta.

Ayuntamientos y constructoras han formalizado una alianza en virtud de la cual los únicos intereses legítimos en cuya defensa se ve implicada la Administración Pública son los intereses económicos de alcaldes, concejales, constructores y los amigotes respectivos, entre los cuales se encuentran los necesarios para figurar como titulares de determinadas empresas y no levantar demasiadas sospechas.

Para la consecución de los fines de esta alianza, se pisotea a los ciudadanos que haga falta. Si hay que expropiarles sus casas para construir unas urbanizaciones, se les expropia, aunque las urbanizaciones anden muy lejos del concepto de ‘interés público’ necesario para poder violar la propiedad privada. Por lo que se ve, a pesar de lo que diga esa meretriz a la que todavía llamamos Constitución Española, la propiedad privada está perdiendo sus perfiles, de modo que si tienes una casa y una constructora decide construir un par de urbanizaciones que te caen encima, la Administración Pública, inmeretrizmente, te la expropia:

- Y que te den por culo, querido ciudadano de mierda.

Y ése es el Nuevo Imperio Español, un Imperio donde el ciudadano es una basura cuya propiedad privada está al servicio de los intereses económicos de determinados individuos que, trepando-trepando, han conseguido convertirse en un cargo público con la finalidad, no de servir al ciudadano (¿¡Servir al ciudadano!? ¡Ni que fuésemos sus esclavos!), sino de servirse a sí mismos cuanto dinero y propiedades inmuebles sean capaces de acumular en los años que les dure su mandato.

De esta manera, España se ha convertido en una entidad definida por los conceptos de ‘basurero’ y de ‘cloaca’. Quiero decir que da asco.

P.D. Seguimos hablando de corrupción.

Actualización al día siguiente. No por casualidad, he encontrado en El ecolo una foto ilustrativa de lo que se dice en este post. La foto es bastante representativa de lo que ocurre, no sólo en Murcia, sino en toda España: